poesía

Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra , en verso o en prosa

Ósmosis

Trescientas veinte noches
 
y no sé cuántas

sábanas

llaves,

puertas,

pueblos recorridos

 
para finalmente
encontrarme

redescubriendo lugares,

resignificando paisajes

andando los mismos caminos

 
pero ahora,
con otra piel
 
ya no de paso
como si fuera una extraña
 
sino sintiéndome cerca,
parte,
recibiendo,
dando,
 
latiendo una tierra
 
que hoy
 
quiero hacer mia
 

Tua bolla

Cuando tu cuerpo
tenaz y afable
comenzó a hablar
 
súbitamente me transportó
a la burbuja de un hombre

que mis ojos no lograban ver

 
donde no hubo
ni tiempo ni espacio
y lo que nos contuvo

fue sólo el roce de nuestras formas

 
donde tu estoica suavidad
para sembrar besos en mi geografía

hizo florecer el otoño en la piel

 
y allí,
la trascendente perpetuidad del instante
diluyó las fronteras
que la lógica racional nos imponía
 

profumo di legno

Amanezco,
y la cama está impregnada
de aroma a felicidad
 
porque mi cuerpo
exhaló madera…
 
y yo,

quedé imantada

al inspirar las sábanas

 
porque en mis ojos cerrados,

como en pantallas,

 
se proyectaban las imágenes
 

que anoche

 

degusté con vos

 

Pecado

La luna despunta en los cerros
que hoy nos distancian
encendiendo ventanas
 
y las sombras visitan
nuestra soledad compartida
 
Yo,
sumergida en la profundidad
de este beso de vino
buceando en mis sueños
 
Cuando al regresar exhalo,
el aire que me abandona
recorre tu piel
y mis labios buscan seguir ese camino
 
descubrirte
encontrarnos
volver a perdernos
el uno en el otro
y gozar…
 
Aunque sé

que tu cuerpo no vibra como yo lo siento

que en tu mundo las flores no brillan

ni se escucha música al cerrar los ojos,

que nada

de lo que sobre vos creo,

existe

 
pecado
culpas compartidas
complicidad
 
No importa,
Todo está en mi
 
 

Constelación

En la distancia
la intensidad se disipa
 
al no atizarlo,
tu fuego pierde calor
 
y otras palabras incendian mis formas
 
Entre sueños me sorprende
la suavidad de esos labios

descubriendo mi boca,

la tersura se esas caricias

desenvolviendo mi piel

 
y jugando a escondernos de curiosas miradas
la noche nos encuentra
a mitad de camino,
en universos paralelos
 
Contenidos por el cielo del desierto
compartimos soledades
 
Bajo una lluvia de estrellas,
encendemos los deseos
y se humedecen en gozo
las almas expuestas

evitando así

que se marchite

nuestra pasión por vivir

 

Ilusa

Me extravío
en jardines de ilusiones
donde siento que recorro
senderos jaspeados
con flores silvestres
de sutil perfume
 
Cuando,
en realidad,
 
atravieso campos cerrados
plagados de espinillos
y al andarlos
colecciono

– no colores o perfumes –

sino cortes en el alma
y cicatrices en la piel

UMAMI

Anoche

caminé senderos ya transitados

creando nuevos recuerdos,

 
y a través de una ventana
que proyectaba un amanecer interminable
mientras escuchaba tu piel,
 

resignifiqué lugares conocidos

cambié los roles preasignados

modifiqué identificaciones…

 
Para hoy volver a mí,

con las papilas mordisqueadas,

activadas,

 
y encontrarme bautizando nuevos sabores
mientras me envuelve una bruma de piano y saxo,
 
que me transporta
 

a otra atmósfera dónde resuenan los ecos de tu voz

describiendo el frenesí sensorial vivido,

 

a un invierno anticipado

dónde pude deleitarme

con la cata de perfumes y manjares líquidos,

 

a un espacio sin tiempo

dónde podría volver a disfrutar hasta quedar adormecida

acariciando los bosques de tu cuerpo

 

o perderme,

 

y despertar con un tatuaje en el cuello

que me recuerde el arrebato de tu boca

 

hedonismo moderado

En la soledad,
me encuentro
acariciando el papel, y las cicatrices
que sobre él dejaron mis sensaciones
al recordar el momento en que corrimos
las fronteras de nuestros cuerpos…
 
Tus labios descubriendo mi cuello
tus manos conquistando mi espalda

y mi inhalar

y tu exhalar

siendo uno

 
El aire atestado de feromonas
los cristales exudando placer
el deseo marcando el ritmo de los latidos
 

y el pensamiento,

 

a s f i x i a d o

 

por el instinto primitivo

que aguardaba latente en mi

 

Estaciones alteradas

Respiro otoño
aire fresco
mandarinas
y calor del sol

Los días no comienzan
y las noches nunca acaban

Me deslizo entre nubes
o sobre ruedas

Recorro kilómetros de sensación

Cambio meridianos
voy alternando hemisferios…

Veo el futuro como un espejismo
proyectado en el camino

Me detengo,
vuelvo el foco a mi
Aquí,
Ahora

Tiempo y espacio
se fusionan al exhalar

y todo recupera el sentido

instante lúcido

Atravesar la córnea
sumergirme en el paisaje
saborear la inmensidad
 
Escapar,
por un instante,
de las fronteras del cuerpo
 
y sentirme parte del Todo
 
que tiene el sentido
que mi pensamiento limitante,
hoy,
no logra entender
 
pero que mi Ser,
encendido,
respira
y siente