UMAMI

Anoche

caminé senderos ya transitados

creando nuevos recuerdos,

 
y a través de una ventana
que proyectaba un amanecer interminable
mientras escuchaba tu piel,
 

resignifiqué lugares conocidos

cambié los roles preasignados

modifiqué identificaciones…

 
Para hoy volver a mí,

con las papilas mordisqueadas,

activadas,

 
y encontrarme bautizando nuevos sabores
mientras me envuelve una bruma de piano y saxo,
 
que me transporta
 

a otra atmósfera dónde resuenan los ecos de tu voz

describiendo el frenesí sensorial vivido,

 

a un invierno anticipado

dónde pude deleitarme

con la cata de perfumes y manjares líquidos,

 

a un espacio sin tiempo

dónde podría volver a disfrutar hasta quedar adormecida

acariciando los bosques de tu cuerpo

 

o perderme,

 

y despertar con un tatuaje en el cuello

que me recuerde el arrebato de tu boca

 

<<<      |        >>>

dejá un comentario

A %d blogueros les gusta esto: